Alargar Calzado

¡Aprende como ensanchar tu calzado!

¡Aprende a alargar tu calzado!

Ya nos ha pasado a todos comprar calzado que a primera vista parecía perfecto para nuestros pies, pero después de usarlo una vez notamos que es un poco justo e inconfortable. En el post de hoy te contamos algunos trucos caseros para alargar tu calzado sin correr riesgos. ¡Continúa leyendo!

Antes de empezar, es importante que cuando compres tu calzado, te asegures de que eliges un tamaño adecuado a tus pies. Prueba siempre el calzado y comprueba que tus pies estén confortables (se recomienda incluso comprar calzado por la tarde, porque la tendencia es que los pies vayan anchando con la actividad del día). Sabemos que esto es difícil cuando hacemos nuestra compara online. Por eso, si cuando tu compra llega a casa te das cuenta de que el tamaño es muy pequeño, no intentes alargarlos, lo mejor será cambiarlos. ¡En EscapeShoes este proceso es gratuito!

No obstante, también existen algunos zapatos que pueden ser alargados en casa. Por ejemplo, los zapatos en piel. ¡En el post de hoy te contaremos algunos trucos!

Zapatero

La primera opción, y la que aconsejamos, es llevar el calzado a un zapatero. Ellos mejor que nadie sabrán cuál es la mejor forma de alargar el calzado. Si no tienes un zapatero cerca, no te preocupes, ¡tenemos otras soluciones para ti!

Moldes y alargadores

Para alargar tus zaparos de piel lisa, ante o sintética, intenta encontrar un molde de madera o plástico. Se trata de un pieza con forma de puntera de zapato acompañada de una pequeña barra con acabado en forma redonda. Existen moldes que se ajustan al tamaño y otras con tamaño fijo. Escoge un molde que se ajuste a la forma de tu zapato para que no se deforme.

Coloca el molde dentro del calzado y déjalo ahí durante dos días. Lo mejor de este truco es que si no consigues el resultado esperado a la primera, podrás repetirlo! Es el método más lento, pero también el que comporta menos riesgos para tu calzado.

Alcohol, agua y papel de periódico

Para este truco, necesitarás medio vaso de agua, varias hojas de papel de periódico y alcohol. Coloca el alcohol y el agua en un frasco pulverizado, para que puedas controlar mejor la cantidad que vas a usar.

Te aconsejamos a que utilices esta técnica en un calzado de piel o sintético. En el caso de que el calzado sea de un color claro, utiliza otro tipo de papel, porque el papel de periódico podrá manchar tu calzado.

Pulveriza el líquido por todo el interior del zapato hasta que quede húmedo. Haz bolas con las hojas de periódico y colócalas dentro del calzado. Después de rellenar el calzado déjalo reposar durante toda la noche.

En la mañana siguiente retira el papel y prueba los zapatos. Camina un poco con ellos por dentro de casa para que se adapten a tus pies, y para que cuando salgas con ellos no corras el riesgo de que te lastimen.

 

Estos métodos, podrán ayudarte a sentirte más cómoda con tu calzado. Te recomendamos que los utilices después de haber usado el calzado un par de veces,  ya que, con algunos días de uso, el calzado suele adaptarse naturalmente a tus pies, con lo que ya no seria necesario poner en práctica estos trucos.

Por otro lado, si has decidido utilizar alguno de estos métodos te aconsejamos a que seas paciente: es mejor que el calzado vaya alargando poco a poco para que no acabe deformado.

Ahora te preguntamos: ¿cuál es tu método para alargar calzado? ¡Compártelo con nosotros dejando un comentario aquí, en el blog de EscapeShoes!

haga clic aquí para visitar nuestra tienda online

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *